30 July, 2019

La bioinformática copó el cuarto Birra&Talks de Flux IT

De la mano de Bitgenia, empresa aliada de Flux IT, se vivió una nueva edición del ciclo en las oficinas de Flux IT CABA, en donde Germán Biagioli, CIO de la compañía, introdujo a fluxers e invitados de la comunidad en el mundo de la bioinformática aplicada al campo de la genómica, y su impacto en la clínica médica.

El encuentro comenzó pasadas las 17.30, con un breve repaso de la historia de la compañía y una recapitulación de los conceptos clave para entender el valor de la información genómica como herramienta para mejorar el cuidado de la salud y la calidad de vida.

Bitgenia nació en el año 2015 como un spin off de Flux IT, en unión con el Grupo de Bioinformática Estructural (BSG) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, siendo una de las empresas de bioinformática pioneras en Argentina, dedicada a dar servicios de análisis e interpretación de datos genómicos.

“El contexto es un cambio de paradigma en el ámbito de la salud en todo lo relacionado a la prevención, el cuidado, y el tratamiento de enfermedades, principalmente desde el año 2003, cuando se publicó la primera versión del Genoma Humano. La otra oportunidad es que el cuerpo humano se empieza a ver como fuente de una gran cantidad de datos (Big Data), sumado a que las técnicas de secuenciación avanzan, y los costos de secuenciación bajan.”

La charla se centró en la bioinformática como disciplina traslacional que busca trasladar la investigación e información genómica a la clínica, generando valor para médicos y pacientes:

“El desafío es trabajar en cómo llevar eficientemente el trabajo informático a la realidad de la clínica médica. Recibimos los datos crudos, los procesamos y enriquecemos con información de distintas bases de datos, y los interpretamos. El resultado de esa interpretación es lo que nosotros llamamos nuevo conocimiento, y ese reporte es lo que llega al médico.”

 

 

La utilidad y el impacto de ese nuevo conocimiento adquirido a través del análisis de la información genética de un paciente, se hace tangible de distintas maneras:

“Muchas veces ya el tener un diagnóstico es de un valor enorme. Otras veces, se llega a una variante que puede ser accionable por el médico. Ni hablar del valor para el terreno de la investigación. El universo de aplicaciones es enorme.”

Para cerrar, el experto recalcó la importancia de entender la bioinformática como una herramienta con mucho potencial de crecimiento, a través de la cual los informáticos pueden empezar a adentrarse en el ámbito de la salud, trabajando con biólogos, biotecnólogos, médicos y genetistas.

“Hay que estar preparado para interactuar con distintos perfiles y trabajar en equipo. Lo reconfortante es saber que uno, desde su formación base, puede agregar mucho valor a una ciencia. La bioinformática es un ejemplo de lo valioso que es trabajar multidisciplinariamente.”

El meetup, teñido de un intercambio permanente con la audiencia, cerró con un after office auspiciado por Flux IT.