4 September, 2016

La tecnología al servicio de la salud

Los primeros pasos hacia la salud digital han revelado un mundo de posibilidades y oportunidades en torno a la mejora de los servicios sanitarios.

Recientemente el Gobierno argentino envió al Senado el proyecto de creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (AGNET), ente que examinará las tecnologías sanitarias y la utilidad de sus intervenciones para promover la salud, la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y/o la rehabilitación y cuidado a largo plazo de los pacientes. No es una medida aislada, ni se trata de un hecho casual: se enmarca en el contexto global de un cambio de paradigma del modelo de salud, donde la tecnología se pone al servicio de los pacientes de una manera nueva y trascendente.

A partir del camino recorrido en esta vertical, en Flux IT identificamos un insight fundamental: las instituciones de salud hoy están ávidas de digitalizar sus procesos, en vistas de optimizar la calidad de los servicios brindados, en un mundo cada vez más atravesado por la tecnología.

En tanto, la digitalización y mejora de un proceso interno acaba impactando positivamente en otros procesos del sistema sanitario, de modo que cada mejora repercute sobre un ecosistema operacional más amplio, por fuera del problema específico que se buscaba resolver.

La salud digital facilita las tareas de los médicos, a la vez que da mayor seguridad al paciente, aportando respuestas innovadoras a problemas de siempre, así como a los nuevos desafíos del sector.

 

Lo colaborativo como valor agregado

El sector salud se diferencia de otros por mantener una cultura colaborativa y solidaria. Así, las instituciones sanitarias se orientan más a la integración que a la diferenciación. En este campo, público y privado trabajan de manera complementaria en pro de los pacientes.

Este espíritu cooperativo, sumado a la similitud de procesos y operaciones comunes a todos los centros de salud, permite avanzar hacia la productificación. Es decir, crear productos estándar, customizables para cada cliente. Las soluciones productificadas permiten, entre otras cosas, ofrecer precios más competitivos, teniendo en cuenta los presupuestos escasos que suelen manejar las áreas de sistemas hospitalarias.

Por otra parte, las instituciones de salud comparten un común denominador: la necesidad de mejorar y optimizar sus procesos de la mano de la tecnología se enfrenta a áreas de sistemas escuetas y presupuestos limitados. No obstante, en paralelo, crece la presión internacional respecto de estándares y certificaciones del sector.

En este sentido, la tendencia marca el paso, y se dirige hacia una historia clínica unificada y la adopción de los estándares HL7 de integración. No se trata de un lenguaje en sí mismo, sino de un conjunto de estándares que dictan el formato en el que se intercambia la información electrónica entre sistemas sanitarios desvinculados, favoreciendo la interoperabilidad.

El Diseño Centrado en los Usuarios es otro de los pilares fundamentales de la implementación tecnológica en el sector salud, teniendo en cuenta que se trata de contextos particularmente sensibles, que conjugan múltiples actores y escenarios. La tecnología, como parte de la vida diaria de las personas, modificó la relación médico-paciente, posicionando a éstos últimos como protagonistas de su propia salud, hacia un modelo de medicina Preventivo, Predictivo, Participativo y Personalizado.

Teniendo en cuenta estas complejidades, en Flux IT acompañamos cada proyecto de salud trabajando en el diseño de interfaces amigables, a partir de metodologías de Design Thinking, DCU y desarrollo ágil, en equipos de trabajo multidisciplinarios.

Una solución tecnológica de información en salud es exitosa cuando entiende los procesos clínicos y flujos de base, así como las necesidades particulares de cada institución, bajo la convicción de que los beneficios finales redundarán en una mejor calidad de servicios.

El desafío es amplio y no basta con pensar en cambios aislados: apremia la necesidad de tomar a la innovación en salud como un verdadero cambio de paradigma, fundamentado en soluciones tecnológicas innovadoras. Desde nuestro lugar, buscamos acompañar a las instituciones médicas en este camino hacia la innovación, a partir del know-how adquirido con distintos clientes.

Cada proyecto, además, se lleva a cabo con el impulso adicional de saber que nuestros esfuerzos colaboran a mejorar la calidad de vida de las personas. En Flux IT entendemos que las compañías tecnológicas y las organizaciones sanitarias pueden trabajar codo a codo en beneficio de los pacientes y en pro de la optimización de los servicios de salud.